Universidad Técnica Particular de Loja

Juan María Montalvo Fiallos

1832-1889

Juan María Montalvo Fiallos nació el 13 de abril de 1832. Junto con sus padres, Marco Montalvo Oviedo y María Josefa Fiallos y Villacreces, vivió una infancia tranquila y feliz en Ambato, donde cursó los estudios primarios. Luego, se trasladó a Quito para estudiar en el Convictorio de San Fernando donde “descolló por su extraordinaria memoria y amor al silencio y a la soledad, pues se había vuelto un joven serio y de pocos amigos”[1]. A los 16 años fundó el periódico semanal La Razón y un año más tarde, en 1849, El Veterano, dando prueba de su temprana vocación por la escritura. En 1848 comenzó el curso de Filosofía en el Seminario de San Luis donde se graduó de Bachiller en 1851. Enseguida,

siguió estudios de Jurisprudencia aunque con poca vocación. El 52 fue miembro de la Sociedad Liberal “La Ilustración” que dirigía el poeta Miguel Riofrío y el 6 de Marzo pronunció un discurso durante la coronación de su joven amigo el poeta Julio Zaldumbide, cuya casa frecuentaba[2].

Autodidacta, aprendiendo por su propia cuenta en Ficoa, latín, griego, inglés, francés e italiano para leer los clásicos en sus propias lenguas, fue designado Adjunto Civil de la Legación en Roma en  1857 y viajó a Europa. A su vuelta de Europa se enamoró de María Guzmán Suárez, con quien contrajo finalmente matrimonio en Ambato el 17 de Octubre de 1868 y tuvo dos hijos.

En 1868, Montalvo comenzó a frecuentar a Eloy Alfaro y polemizó con Juan León Mera, publicando en su contra dos folletos: El Masonismo Negro y Bailar Sobre las Ruinas. En 1869, cuando García Moreno impulsó la llamada “Carta Negra”, Montalvo decidió exiliarse. Rodolfo Pérez Pimentel indicó que

temiendo por su vida se asiló en la legación de Colombia con el Dr. Mestanza y Manuel Semblantes y al día siguiente pasó a Ipiales exilado, luego a Panamá, donde conoció a Eloy Alfaro. Enseguida siguió a París con un préstamo de Alfaro, pero solo estuvo varios meses en Francia y regresó por la guerra Franco-Prusiana a Panamá y a Lima, donde visitó a los desterrados políticos en 1870. A fines de ese año estaba nuevamente en la casa de Ramón Rosero en Ipiales -su Tebaida— escribía en el campo y vivía de las remesas de dinero que le enviaba uno de sus hermanos y cuando éstas no llegaban a tiempo solo se alimentaba de pan y café negro. En esos tiempos surgió el romance con una señora Hernández y nacieron dos hijos. Temía por su seguridad personal y por su vida y casi sin la ayuda de libros, valiéndose únicamente de su memoria, redactó Los Siete Tratados (1881) y Los Capítulos que se le olvidaron a Cervantes (póstumamente, en 1895).

Montalvo permanecerá en Ipiales hasta 1876. En mayo, con la ayuda de sus amigos liberales, decidió regresar al Ecuador. En Quito publicó Del Ministro de Estado por medio del cual atacó y ocasionó la renuncia de Manuel Gómez de la Torre, Ministro de Gobierno del presidente Antonio Borrero. El 22 de junio apareció el primer número de la revista El Regenerador, cuyo último número se publicó el 26 de agosto de 1878. Posteriormente:

en 1886, Montalvo empezó la publicación de El Espectador, libro compuesto de tres volúmenes, cada uno de los cuales contenía diecisiete, diecinueve y nueve ensayos cada uno. De vuelta en Francia, sus planes de retorno al Ecuador fueron fracasando, y tuvo que permanecer en París. En 1888 el presidente Antonio Flores Jijón le ofreció la posición de cónsul en Burdeos y Montalvo no aceptó su propuesta.35 En París, posiblemente entre el 8 y el 10 de marzo de 1888, su salud se deterioró de manera brusca debido al mal clima: un fuerte aguacero lo sorprendió mientras regresaba de la casa editorial donde había corregido ciertos detalles del tercer volumen de El Espectador, y contrajo neumonía[3].

Murió el 17 de enero de 1889, en el 26 de la Rue Cardinet de París.

[1] “JUAN MONTALVO FIALLOS” en Rodolfo Pérez Pimentel, Diccionario biográfico de Ecuador, http://www.diccionariobiograficoecuador.com/tomos/tomo8/m4.htm

[2] Ibid.

[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Montalvo#Primer_viaje_a_Europa