Universidad Técnica Particular de Loja

Juan Bautista Aguirre

1725-1786

De ascendencia guayaquileña nació en la región de Daule el 11 de abril de 1725. Fueron sus padres Carlos de Aguirre y Ponce de Solís y Teresa Carbo y Cerezo. Estudió en el seminario jesuita de Latacunga, conocedor de los estudios clásicos en los que destacó sobremanera. Su obra de más elevada consideración es “La Carta a Lizarzo” tanto por su temática de amplia influencia conceptista, donde surge la angustia universal sobre la muerte como por su muy lograda  técnica poética. De la primera, cabe analizar su metafísica valoración, en donde según su conseguido pensamiento, se nace para vivir y se vive muriendo y para morir, y se muere para nacer a una segunda vida. Esta dualidad recibe su crédito de la denominada Filosofía hermética. Como docente y estudioso en las  ciencias experimentales, son de reconocimiento sus trabajos en títulos, tales como los tratados de Lógica, Física y Matemática, todos ellos escritos en latín y aunque perdidos, a excepción del de Física, nos dicen del valor académico de sus conocimientos científicos. Expulsada la orden de la Compañía de Jesús, partió a los Estados Pontificios en 1768, en donde el Papa Pío VII le nombró Teólogo Consultor, aportando como docente su “Tratado Polémico Dogmático”. Falleció en 15 de junio de 1786.

Estudios posteriores han considerado su enciclopédica erudición, en el afán por encontrar  la verdad entre los ancestros de un barroquismo consolidado y su necesidad de conocimiento surgido del novedoso pensamiento ilustrado.

Ángel Martínez de Lara