Universidad Técnica Particular de Loja

Ernesto Noboa y Caamaño

1891-1927

Ernesto Noboa y Caamaño nació en 1891 en el seno de una acaudalada familia guayaquileña. Sus padres, Pedro José Noboa y Carbo y Rosa María Caamaño y Gómez Cornejo, eran miembros de dos “dinastías” guayaquileñas, muy conocidas por su influencia en los círculos políticos y económicos de la época. El joven Ernesto cursó estudios primarios en Guayaquil y se trasladó después a Quito, donde prosiguió sus estudios e inició una estrecha amistad con Arturo Borja.

En Quito, hizo amistad con Isaac J. Barrera, Arturo Borja, Francisco Guarderas y otros escritores. Sus agitadas y constantes reuniones desembocaron en la creación de la revista Letras, en 1912, órgano de difusión de la estética modernista ecuatoriana. Fue a través de ese medio que Ernesto Noboa y Caamaño comenzó a publicar sus primeros poemas y se dio a conocer.

El viaje a España y Francia después de la Primera Guerra Mundial marca un hito en su vida, dado que, una vez de vuelta a Quito, su carácter se tornó taciturno y se acentuaron sus deseos de evasión de la realidad. Su congoja, su pesimismo, su apatismo, su predilección por las drogas heroicas (confesaba su apetencia de morfina y de cloral para calmar sus “nervios de neurótico”) y su tendencias neuróticas marcaron los últimos años de su corta vida. Ernesto Noboa Caamaño publicó Romanza de las horas en 1922 y dejó inconcluso otro poemario titulado La sombra de las alas, obras marcadas por la angustia y el hastío. De los poetas de la “Generación decapitada” Noboa y Caamaño fue seguramente el más completo y el más formado. Por ello, Ernesto Noboa Caamaño es seguramente la figura más representativa del Modernismo en el Ecuador.

David Choin