Universidad Técnica Particular de Loja

Dolores Veintimilla de Galindo

1829-1857

Dolores Veintimilla de Galindo, quizá sería mejor, desligarla del apellido de su marido para vindicar el de su madre, Carrión, reconocimiento que atribuiría su afán feminista. Nació en Quito el 12 de julio de 1829 y su vida como un suspiro o una errata, se extinguió por propia mano, el 23 de mayo de 1857. Los primeros estudios habidos en el colegio Santa María del Socorro condicionaran a medias,  su carácter: lectura, escritura, catecismo y otros como la música y la pintura, sin olvidar los propios de una señorita de bien, tejer, bordar, coser, cocinar. De cuanto queda reflejado su adolescencia se alimentó de un delicado romanticismo, al que fracturó, primero su matrimonio con Sixto Galindo, su maternidad y el abandono de aquél. Dolores se deshabitó de sí, para habitarse de sí misma, en el limitado y breve campo del acto creador de su poesía. Sin error, la más delicada voz del lirismo ecuatoriano, y en apenas una breve porción de poemas plasmó el culto a la naturaleza y la defensa contra la humana indignidad. La poesía de Dolores es indicio de su susceptible carácter, el cual se evidencia en la melancolía que se ceba en la elegante belleza primigenia de los débiles. Si su Necrología es un alegato contra la pena de muerte, su poesía es presagio de su propio martirio, alentado con original antecedente trazo exigido, inusitado y femenino.

Ángel Martínez de Lara